11 nov. 2015



XI
Feria del Libro de
Mar del Plata


 

19 jun. 2015

Ciudad Mutante | Mery Bargas




Colec. Fanzine | Serie Textos | Nro.1

 Ciudad Mutante 
- Estética del mal gusto -



 
Mery Bargas lleva adelante el proyecto Ciudad Mutante, una suerte de cacería de gráficas populares de la ciudad de Mar del Plata, e indaga en su naturaleza tan particular. Este estudio sociológico y gráfico, de incuestionable interés, fue el que elegimos para inaugurar nuestra serie de textos de la colección fanzine.


Ciudad Mutante | www.facebook.com/cmutante



Formato 21x15
22 Páginas | Imp. Color
Papel ahuesado boockcell de 80 grs. 
y vegetal de 90 grs.
Ejemplares numerados
ISBN / 978-987-45604-6-9


«La utopía marplatense de mar, playas y sol, de diversión y felicidad, cobra vida en las paredes de la vía pública gracias a los pinceles de artistas desconocidos. Todo un universo imaginado se despliega: palmeras, atardeceres en la playa, caminatas frente al mar, deportes acuáticos, comidas al paso y bebidas frescas, junto con una fauna fantástica e inclasificable de seres sonrientes y felices. El espíritu marplatense se revitaliza y se renueva año tras año, temporada tras temporada, en las paredes de almacenes y chiringos de toda la costa, en los carros de pochoclos y chocleros, en los puestos de comida veraniega, de artículos para la playa y la pesca. El mar es el elemento unificador que nos hace sentir marplatenses. El océano infinito es parte de nuestro horizonte cotidiano y es el margen sobre el cual se configuran la ciudad, sus tradiciones y sus costumbres. Desde el faro, pasando por el puerto, recorriendo los kilómetros de playa, de carpas y sombrillas sobre la arena, de acantilados y piedras, la costa es para el marplatense el encuentro consigo mismo







«Ante este cambio de perspectiva respecto de la mirada sobre Mar del Plata, la ciudad se complejiza y deja en evidencia la multiplicidad de capas que la conforman. Las estéticas populares que todavía hoy resisten como representaciones simbólicas de la cultura local, son parte del patrimonio visual y también son artefactos socioculturales. Conllevan el peso de un replanteo acerca de la configuración de la realidad urbana, mientras que ponen en la mira el concepto tradicional de objeto artístico.
Las gráficas populares callejeras, en su mayoría resultado del lenguaje publicitario en su forma más rudimentaria y espontánea, conjugan dibujos, tipografías y estéticas marginales respecto de la cultura dominante. Motivo por el cual, la idea artística que se esconde detrás de estas manifestaciones está normalmente silenciada e invisibilizada. Nadie las mira, nadie las nota. Los artistas se mantienen anónimos e ignorados, la técnica es repudiada. Son las imágenes del “mal gusto”. La existencia en pleno siglo XXI de estas expresiones vernáculas es, mínimamente, polémica.»  







«Analizar la ciudad desde su iconografía popular urbana es una tarea tan infinita e inasible como la propia temática. Los procesos de construcción social del espacio se configuran desde la intersubjetividad cotidiana y van construyendo una poderosa estructura imaginaria, que muta y cambia constantemente. Lo imaginario se va abriendo paso y hace estallar la intención de reproducir fielmente la realidad, tanto así que la idea de representación en estas piezas gráficas se trastoca y desafía sus propios límites. Son los imaginarios sobre lo marplatense, las fantasías, deseos y utopías de una comunidad, los que irrumpen en los dibujos y se apropian de pequeños espacios públicos. El marplatense, el espectador atento, el fotógrafo que sigue las huellas de estos dibujos como si de una cacería de su propia subjetividad se tratara, se ubica a sí mismo como sujeto y objeto de estudio. Rastrear y analizar estas imágenes de la nostalgia tiene, quizás como principal atractivo, la paradoja de convertirnos simultáneamente en Teseo y el Minotauro.»  
 Mery Bargas





Galería de imágenes | http://labolaeditora.tumblr.com/post/121700529159/labolaeditora-blogspot-com-ar

--
visitá
facebook | facebook.com/editoriallabola
tumblr | labolaeditora.tumblr.com

 


8 may. 2015

Presentación | Los Cueros | Eric Schierloh



 La Plata
jueves 14 del 5 | librería Malisia
 




ϟ


link al evento en facebook
https://www.facebook.com/events/877960218945131/

23 abr. 2015

Poesía #5



Novedad Julio

"La última frazada"
Joaquín Correa






 Colec. Poesía Contemporánea #5


Agustina Cataláno  
(fragmento del primer postfacio)
  
I

¿Se puede escribir sobre los amigos siendo justo con ellos y con sus libros? Yo supongo que no, que siempre queda algo por decir, por pudor o por negación, pero aún así se trata de decir algo, como sea posible. En mi caso, no puedo decir que mi lectura de los textos de Joaquín estuvo acompañada por la amistad que tengo con él sino más bien por la distancia. Es más, toda nuestra amistad está condicionada casi en su totalidad por los viajes de ambos; pasamos la mayor parte de nuestra relación hablando por teléfono, por e-mail, por redes sociales, aún cuando vivíamos a una cuadra de distancia. De esa manera fui leyendo fragmentos, ideas espontáneas que seguramente quedaron perdidas en la computadora, en el medio del proceso de componer un libro.


II

Para mí, leer los poemas de Joaquín es similar a escuchar su voz por teléfono o por medio de la computadora, como dialogar con él pero en otro formato. Y ahí también se lee a otros, en portugués, o no, a los grandes como Kafka, o no, como Claudio María Domínguez, porque en cualquier diálogo con Joaquín siempre están las citas sin comillas que le robó a Barthes hace años y logró convertir en un nombre propio. Joaquín escribió un libro de poemas que se pregunta justamente cómo escribirlos, sin rozar lo cursi y lo sentimental pero con al menos una certeza, sin excederse en las palabras y reposando, a veces, en el silencio. Y dice por medio de otros, en otros idiomas, pero siempre fiel a sus lecturas y a sus amigos que también están. 


ϟ


Agustín Barovero
(fragmento del segundo postfacio) 


Es Junio y Mar del Plata se llena, de a poco, de viento y de frio. Leo (y esa palabra está cargada de fortuna, de agradecimiento) las palabras de un amigo que me elige como lector. Leo todas las ciudades que atraviesan la escritura de Joaquín. Leo su dépaysement, leo nombres que me remiten a geografías y a su historia. Recuerdo, con ellas, anécdotas que me fueron contadas con el vértigo de la emoción recuperada, en bares, en vestuarios de fútbol, en fiestas. Recorro. Como antes recorrí páginas y páginas de fotos, de retratos, de fragmentos suyos, de Europa y de América.

Leo que estas palabras están, en "tono y atmósfera", hablando desde una incomodidad por extranjería, un dislocamiento. Joaquín ha escrito que "si los lugares son habitables a partir del nacimiento del amor, no hay otra identidad posible si no allí donde (se) suceden los abrazos". La falta de ese abrigo se hace, acá, sustancia vaporosa, siniestra, impensable que sume a la identidad en la niebla.

Artesanal, lúcido, crudo. Las capturas de Joaquín (de Joaco) revelan la partícula que pasa por alto el automático foco infinito. Su desamor, su heroico exotismo romanticista en bares de calles paquetas, su terror... todo fija y abre instancias, cuadros donde la palabra crea, como un diafragma abierto que se concentra en la nitidez de sólo un punto. Siento en esta colección esa capacidad hermosa de Joaco de inventar categorías, entidades, organismos, al tiempo en que trata de entender lo que atestigua -con el pulso del desenfreno que tiene su voz cotidiana-.

Esta escritura aparece en bordes, en líneas no previstas, en lugares donde se traspuso la habitabilidad y la amabilidad y lo único que queda es el papel como espacio en que intentar un rescate. La realidad, sus embates y atropellos crean un espacio estrecho, entre la espada y la pared, y sólo la concentración en la cercenada profundidad de campo puede hacerse de puntos estables donde asirse.



visitá
▲ http://labolaeditora.tumblr.com/ ▲


 






 

"Padre, seguido de dos obras inconclusas y dos charlas sobre teatro"
Daniel Guebel






http://labolaeditora.blogspot.com.ar/2015/03/formato-18x12-146-paginas-interior.html

ϟ

librerías | puntos de venta




Buenos Aires

(C.A.B.A) 


ϟ Hernández

- Av. Corrientes 1436

- Av. Corrientes 1311 (Centro) 

ϟ Galerna
- Av. Corrientes 1694 
- Malabia 1784
- Riobamba 985
- Av. Cabildo 1852
- Perú 1064
- Uruguay 1049

ϟ Antígona
- Av. Callao 737
- Liberarte, Av. Corrientes 1583
- Biblioteca Nacional, Av. Las Heras 2597
- Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes al 1500 

ϟ Libros del Pasaje
- Thames 1762 (Palermo) 

ϟ Fedro
- Carlos Calvo 578

ϟ Vivaldi Libros
- Santiago del Estero 998 (Constitución)

ϟ Rayo Rojo
- Av. Santa Fe 1670, Galería Bond Street
loc. 20/22

ϟ Arcadia
- M. T. de Alvear 1548

ϟ Eterna Cadencia
- Honduras 5574 (Palermo)


ϟ Paidós del Fondo


- Av. Santa Fe 1685



ϟ Clásica y moderna

- Av. Callao 892


ϟ Norte
- Avda. Las Heras 2225 (Recoleta)

ϟ Gambito de Alfil
- Puan 511 (Caballito)

ϟ El gato escaldado
- Av. Independencia 3548 (Boedo)

ϟ Alamut
- Borges 1985 (Palermo Soho)

ϟ Casa de la cultura fondo nacional de las artes
- Rufino de Elizalde 2831

ϟ Guadalquivir
- Av. Callao 1012

ϟ Gabinete 2577 
- Añasco 2577 (La Paternal)

ϟ Badaraco
- Av. Entre Rios 932

ϟ Librería del Conti
- Centro cultural de la memoria Haroldo Conti
Av. Del Libertador 8151

ϟ Despensa de libros Vacío Editorial
- Av. Santa Fe 2729, Galería Patio del Liceo,
 Local 13

ϟ La Vaca Mariposa
- lavacamariposalibros.com 

ϟ A cien metros de la orilla
- facebook.com/acienmetros 

ϟ De libros y libres
- Av. Maipu 3171 
(Olivos - Prov.)


Mar del Plata
(Bs. As)

ϟ Libros de la Arena
- Rivadavia 2724
- Güemes 2717
- Güemes 3198
- Alem 3989
- Constitución 5071

ϟ Polo Norte
- Av. Constitución 5843

ϟ Fray Mocho
- Belgrano 2877

ϟ La Barca Antigua
- San Luis 2082

ϟ Yoshimi
- Luro 3139 local 13

ϟ El Aleph
- Corrientes 1740

ϟ La Ideal
- Laidealtiendadelibros.blogspot.com.ar


La Plata
(Bs. As)


ϟ Siberia
- Calle 51 #503 [5 y 6]

ϟ Malisia
- Diagonal 78 #506 esquina 6

ϟ Rayuela
- Av. 44 nro. 561


Rosario
(Sta. Fe) 


ϟ El juguete rabioso
- Mendoza 784

ϟ Buchín 
- Entre Rios 735

ϟ Club Editorial Río Paraná
- Catamarca 1427, Galería Dominicis, local 12 

ϟ Oliva Libros
- Entre Ríos 579

ϟ Librería El Lugar
- 9 de Julio 1389


Santa Fe
(Sta. Fe)


ϟ Del Otro Lado Libros
- 25 de mayo 2985


Córdoba
(Córdoba)


ϟ Editorial de la Universidad Nacional de Córdoba
- Av. Haya de la Torre s/n 
Pabellón Argentina - Ciudad Universitaria


Villa María
(Córdoba)


ϟ Universidad Nacional de Villa María
- Lisandro de la Torre 368 


Neuquén 
(Neuquén) 


ϟ Factotum Libros 
- Alcorta 219 


Río Gallegos 
(Snta. Cruz)

ϟ Share
- 9 de Julio y Alberdi, Galería Sur Uno
local nro. 5 




--




Los títulos de Colec. Fanzine están
disponibles en un circuito alternativo de espacios
de intercambios artísticos y editoriales.



Mar del Plata

- Yoshimi / Luro 3139 
loc. 13 El Pasaje


La Plata

- Malisia / Diagonal 78 nro. 506

- Siberia / Calle 51 nro. 503


C.A.B.A.

- Despensa Vacío Editorial / Av Santa Fe 2029 
loc. 13 Galería Patio del Liceo


Rosario 

- Club Editorial Río Paraná / Catamarca 1427
loc. 09




--





5 mar. 2015

inmaculada ⚡ poesía




Poesía | #3 & #4


El camino de la siesta | N. Correa
Los Cueros | E. Schierloh

 Colección de Poesía contemporánea de la Bola editora | mardelplata

ϟ



El camino de la siesta | N. Correa
Los Cueros | E. Schierloh


visitá
▲ http://labolaeditora.tumblr.com/


4 mar. 2015

Daniel Guebel | Padre, seguido de dos obras inconclusas & dos charlas sobre teatro.




 (marzo / abril) 


"Padre. Seguido de dos obras inconclusas & dos charlas sobre teatro"
D. Guebel

Colección Siglo XXI  | Escritos Contemporaneos | #5





Teatro / Ensayo
Formato 18x12
146 páginas
Interior: ahuesado 80 grs.
Tapas: Ilustración 350 grs. laminado
ISBN 978-987-45604-5-2

ϟ

Si tengo que elegir un autor para dedicarme a su obra completa, es un asunto graduado entre cierta demora y un instante súbito. En principio, leer un libro y quedar con la necesidad de otro más; luego, acaso con ansia, otro, para después recorrer con fruición la totalidad de su escritura. Espera y repentismo donde se define el acontecimiento en tanto necesidad de escribir y dedicarse al conjunto de su producción. Y en la condición azarosa de ese hallazgo, la razón es simple: un pase de magia. Fue, y es, una experiencia de la intensidad, cuando el primer trabajo que escribí, hacia el 95´, sobre La Perla del Emperador, me dejó esperando ese plus. Fue el proceso de una lectura lenta y silenciosa hasta que me convocan para escribir sobre Los padres de Sherezade, en un libro colectivo sobre Daniel Guebel. Los padres de Sherezade me encandiló. Y a partir de entonces, empiezo a releer desde el primero hasta el último de sus textos para comenzar a detenerme en cierta idea de forma, algo como una instancia previa que toma cuerpo a medida que transita su cauce: la dinámica de la escritura. Así, entre cada uno de sus libros que son distintos y a su vez, se atraen como un imán, me desplazo hacia o entre líneas –briznas- más o menos visibles, que desvían y vuelven a unir en un punto donde opera la repetición y la diferencia. De alguna manera, la forma tiene que ver con el trazo (el eco de un tono, la sonoridad de una voz y la inscripción que supone su captura). Si. Forma, en tanto constelación de signos, estelares, lumínicos, que van surgiendo en el curso de la escritura, entre destellos engañosos como falsas pistas y rastros de la luz tenue, en la inminencia del sentido que se promete al borde de su extinción. En este sentido, Guebel reclama una lectura ambulatoria, la de seguir las huellas que restituyen el (los) sentido/s.
La escritura de Guebel atrapa porque perturba en la imposibilidad de sujetarla a clasificaciones, en el rechazo absoluto de las taxonomías y en la derogación de una noción de verdad esencial. Su textualidad no admite regulaciones ni reglas: más bien las viola. Un autor que destituye los riesgos de las convenciones de buen gusto y corrección,  cuya fijación como norma dependerá (como el uso de los géneros) del contexto histórico. Prosa retobada que juega con la elegancia y el decoro en el movimiento cimbreante del  mal-decir, o del decir-mal. Dicho brevemente; si la firma deja ver a un autor reconocido, es su grafía la que, sin embargo, esquilma y corroe con violencia el certificado de legitimidad extensible a las “bellas letras”. El canon, como sello, legitima inmovilizando, desde afuera de la producción misma. Guebel arma su propio sistema de citas o series onomásticas, de filiación o sintonías. Y allí, atentando sin prejuicios contra los esquemas, cruza a Borges con Lamborghini, a Libertella con Jorge Di Paola.  Entonces, su  poética narrativa se constituye como escritura en el margen, por opción. Y esto porque es su producción, en tanto proceso en movimiento sin clausura, la que rechaza el molde fijo y estandarizado. La textualidad de Guebel  resiste las integraciones módicas,  se la encuentra donde ya no está y por ello tiende a la mirada absorta, al ojo ciego de quien lee, deslumbrado en la reverberación de la grafía. Mirada que se detiene en lo que se sustrae a la mera observación, a la disección analítica, porque leer a Guebel es seguir los rastros de un reflejo, de una constelación. Y esta ceguera, en su deseo de continuar los itinerarios narrados, es contrario al ojo panóptico del que vigila en busca de una totalidad generalizada. Es su modo de escribir que escapa al riesgo improductivo de las convenciones institucionales, porque él establece el territorio de los heterodoxos. Quiero decir; si el canon se constituye en la hagiografía de autores embalsamados en las universidades (discutible) y en el mercado editorial, la textualidad de Guebel se fuga hacia los bordes, en la profanación de la liturgia política (la serie peronista), la literaria y la mística. En su lúcida y deliberada contaminación, su escritura me desacomoda; en principio porque los personajes devienen y mutan, nunca hay identidades ni roles fijos. Entonces, son ellas las que reclaman la libertad del extravío, “fumarolas”, de jade o de iridiscencia pura. Y las historias, que no permiten que el lector/escucha se aleje, desintegran aquellas estructuras que en algún momento se presentaron sólidas. Son, también, los desenlaces que precipitan algo que no se había previsto. Nunca será tranquilizador para quien lee, el hecho de enfrentar un narrador (con su arsenal de máscaras) que maneja como prestidigitador los hilos que conectan y que bifurcan. No solo los caminos que ponen fin en un sitio sino los cruces que vuelven a proponer. Se trata también de los registros de lengua que leo en Guebel, por momentos exquisita y sublime y por otros bizarra, bien baja en lo guarro de la escatología o de los extremos de la sexualidad. Recién hablaba de magia, y eso tiene que ver con el arte de la combinación sutil, tomando como base prima de las historias, la materia misma, los átomos elementales que propician formas siempre nuevas, objetos extrañados en el fulgor de la creación, algo que se ve como si fuera la primera vez.  De ahí en más,  la metamorfosis teje con sus propios hilos, la trama de un hallazgo alquímico. Y la alquimia, protagonista de sus textos, es una de las fuentes del deseo y del exceso. Entonces, la elección de un autor recibe las señales, sin mediación, de la afinidad. En este sentido, el estilo de Guebel (como modo de mirar, escribir y leer), me da la sensación de una máquina arrasante en su absoluta singularidad, eso irreductible que lo hace inimitable en el eco de su trazo: el vestigio de la letra, erosionada en la temporalidad y en el síntoma de su consumación.

del prólogo de Nancy Fernández 


 ϟ


"Padre"  |  fragmento


« Padre: ¿Hay algo en la televisión, una serie con animales? Estoy muriendo y no quiero escuchar una sola palabra más, nada que me ligue a lo humano. Solo el gruñido de una bestia. El lamento del pingüino al que la foca aplasta cuando se le sienta encima y se lo quiere coger.
Hijo: No doy más.
Padre: Como si alguna vez hubieras dado algo a cambio de todo lo que recibiste.  Educación, alimento, ropa. Mujeres. A tu primera novia, por ejemplo, la desvirgué yo, para dejártela dulce y entrenada. Le enseñé a poner la trompita así… como si se tuviera que tragar una frutillita… La técnica del helado que se derrite.
Hijo: Nunca tuve novia.
Padre: Eh?
Hijo: Soy homosexual, papá.
Padre: ¿En serio? »


el autor/
http://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Guebel 




 Visitá
 ▲ http://labolaeditora.tumblr.com/ ▲

 

19 feb. 2015

colec. Poesía | contemporánea.




Poesía | #1 #2 #3 #4

Colección de Poesía contemporánea de la bola editora | mardelplata






Dosmil doscientos ochenta y uno | A. Catalano
Un pequeño mundo enfermo | J. Joven
El camino de la siesta | N. Correa
Los Cueros | E. Schierloh


 ϟ





  Reseñan las contratapas...
F. Garione | F. Callero | N. Correa | C. Ríos 


Visitá
 ▲ http://labolaeditora.tumblr.com/ ▲